El azúcar también tendrá un coste económico

A partir del próximo 1 de mayo entra en vigor el Impuesto sobre bebidas azucaradas Envasadas (IBEE) creado por la Ley 5/2017 del 28 de marzo y que contempla gravar el consumo de bebidas azucaradas envasadas y es exigible en todo el territorio de Cataluña, con independencia de su lugar de fabricación.

Este impuesto que nos afecta pues grabará todas las bebidas envasadas que compramos desde el momento y tanto en supermercados, bares y restaurantes, máquinas de vending, … nos deja muchas preguntas que desde Vending Pons hemos querido resumir sesión para que las consulte:

  1. ¿Qué bebidas quedan sujetas al impuesto?

De acuerdo con el artículo 72 de la Ley, son bebidas azucaradas las que contienen edulcorantes calóricos añadidos como, entre otros, azúcar, miel, fructosa, sacarosa, jarabe de maíz, jarabe de arce, néctar o jarabe de ‘agave y jarabe de arroz.

Están sujetos:
a) Los refrescos o sodas: bebidas sin alcohol de diferentes sabores, con gas o sin gas, preparadas comercialmente y que se venden en botellas o latas, y también las que se suministran al consumidor por medio de un surtidor.
b) Las bebidas de néctar de frutas y zumos de frutas.
c) Las bebidas deportivas: bebidas diseñadas para ayudar a los atletas a rehidratarse, y también a reponer los electrolitos, el azúcar y otros nutrientes.
d) Las bebidas de té y café (sólo preparados envasados, no los cafés que dispensan las máquinas de café Nestlé Professional que tienen en sus empresas).
e) Las bebidas energéticas: bebidas carbonatadas que contienen grandes cantidades de cafeína, azúcar y otros ingredientes, como vitaminas, aminoácidos y estimulantes a base de hierbas.
f) Leches endulzadas, bebidas alternativas de la leche, batidos y bebidas de leche con zumo de fruta.
g) Bebidas vegetales.
h) Aguas con sabores.

2. ¿Quién es contribuyente?

De acuerdo con el artículo 73 de la Ley es CONTRIBUYENTE la persona física o jurídica que suministra la bebida al consumidor final. Por lo tanto, comercios de venta (tales como hipermercados o supermercados), establecimientos de restauración y hostelería, cines, titulares de la explotación de máquinas de “vending”, etc.

El contribuyente está obligado a REPERCUTIR el impuesto al consumidor final.

3. ¿Cómo se calcula la cuota del impuesto?

Para determinar el importe de la cuota, se aplicará el tipo de gravamen correspondiente sobre el volumen de bebida expresado en litros.
Se establecen dos tipos de gravamen según el contenido en azúcar:
Las bebidas con más de 8 gramos de azúcar por cada 100ml: 0,12 euros / litro
Las bebidas de entre 5 y 8 gramos de azúcar por cada 100ml: 0,08 euros / litro

4. ¿Cómo se traslada el impuesto al consumidor?

El contribuyente está obligado a REPERCUTIR el impuesto al consumidor final, sin que sea necesario que se explicite de forma expresa en el ticket de compra.

 

Concluyendo, a partir de la fecha indicada, 1 de mayo, las bebidas azucaradas y envasadas tendrán un gravamen añadido que debe repercutir obligatoriamente al consumidor final pues la ley busca desincentivar el consumo de este tipo de bebidas y este impuesto el debemos repercutir obligatoriamente en las máquinas de vending y concretamente en los productos tipo refresco en lata y en los zumos y batidos con azúcar.

Concluir también remarcando que evidentemente las máquinas de café automáticas y los cafés que suministran NO están incluidos en este nuevo impuesto pues, primeramente, no están envasados ​​y el azúcar que se añade al café al gusto del consumidor.

 

Esperamos que con estos puntos queden aclaradas las dudas que este nuevo impuesto representen a nuestros clientes.